Wednesday, January 18, 2012

Los rayos fatídicos del Imperio

Fuentes bien informadas y verídicas, avaladas por nada más y nada menos que José Vicente Rangel, quién, como es bien sabido, jamás en su vida ha dado una noticia falsa, afirman que el Pentágono, junto con la CIA y la Hermandad Gallega, han desarrollado una horrible arma para acoquinar a los países latinoamericanos.

Actualmente estas pérfidas organizaciones controlan aviones a miles de kilómetros de distancia, sin piloto... pero cargando más bombas que un islamita suicida en un mercado judío. Han creando pandemonio entre los talibanes en Afganistán y, de vez en cuando, también en la población civil, como el otro día, cuando un controlador bizco borró del mapa a un pueblo afgano.

Pues bien, basándose en la experiencia de estos aparatos llamados drones, la perversa CIA se le ocurrió la coñomadrérica idea de utilizar estos bichos para lanzar, a través rayos láser, sustancias nocivas que han producido cáncer entre los presidentes latinoamericanos.

Afortunadamente nuestro presidente logró descubrir tal hijoputérica artimaña, tras haber sido avisado por los mismos servicios de inteligencia (?) que lograron detectar el submarino nuclear del Imperio que intentaba invadir nuestras costas. Debe mencionarse que nuestra Marina rápidamente respondió, lanzando un submarino para darle caza al invasor imperialista. Por cierto, se informa que la última vez que nuestro submarino fue avistado fue cerca de la costa de las Malvinas. Bueno, tampoco hay que condenar al capitán del submarino por este leve desvío. Quien sabe, a lo mejor la guía del usuario del puñetero submarino viene en ruso.

Pero la cosa no ha quedado ahí. Los servicios de inteligencia (?) mencionados han podido ratificar sin el menor género de duda (respaldados nuevamente por JVR) que dichos rayos láser también tienen un alcance subterráneo. Ahora se entiende las continuas fallas que ha presentado el Metro de Caracas Tras los ataques del capitalismo salvaje.

Para más vaina, la perversa tecnología dronérica también puede super-potenciar a una simple iguana para que de un mordisco corte un cable de electricidad de 10cm de espesor, lo cual explica los apagones que dejan sin luz a media Venezuela.

El más malévolo ataque a nuestra soberanía es, sin embargo, el ensañamiento que la CIA ha tenido con las expropiaciones. Como se sabe, tan pronto una empresa privada es expropiada, al poco tiempo queda totalmente quebrada e inservible. Jura JVR (y su palabra es sagrada) que esto se debe a la acción de los fatídicos rayos láser que paralizan las maquinarias, hacen desaparecer los inventarios e idiotizan al personal ejecutivo bolivariano (sí, sí, todavía más). Queda por explicar, sin embargo, porque los inventarios aparecen posteriormente en manos de afectos al régimen.

Entre los repugnantes apátridas escuálidos se propaga la idea que bien pudieran utilizar los rayos láser esos para arrasar con Miraflores y el Congreso y dejarlos como terreno de estacionamiento y así solucionar el problema de una vez por todas. El de Venezuela y también el calvario de estacionar en el centro de Caracas. Válgame Dios!!!! Ni a María Corina se le ocurre semejante salvajada!!!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

Remodulin
Remodulin