Monday, June 16, 2008

Manual del Conductor Venezolano



Recientemente la División de Tránsito Automotriz para las Mordidas y Bajadas de Mulas, adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Infraestructura del Medio Ambiente y Otras Huevonadas, emitió un Manual para el conductor venezolano, el cual se está distribuyendo en calles y autopistas, y en general en cualquier vía de trásito terrestre donde se pueda aliviar el peso de la billetera de dichos conductores por parte de fiscales, policias, guardias nacionales y otros uniformados. A continuación se transcribe una síntesis de dicho manual:

1) El Saludo:
Para saludar a un conductor Venezolano, baje lentamente su ventana y, con tono grave y voz clara y firme pronuncie: ¡¡¡coño e'tu madre!!!. Pueden incluirse, al final de la expresión, sustantivos calificativos tales como; gordo’e mierda, cabrón, hijo'e puta, maricón, etc. (escoger el más adecuado acorde con la ocasión). De todas maneras, esté siempre preparado para responder con un "anda a lavarte ese culo", en caso de que el otro conductor le haya saludado primero o quiera responder con otro saludo a su amable cortesía.

2) Luces de cruce:
Si un conductor en otro canal enciende su luz de cruce, es que tiene intenciones de entrar EN SU CANAL; dicho atrevimiento es inaceptable; se recomienda acelerar y mantenerse bien pegado al próximo de adelante. Es probable que el conductor intente saludarlo, pero usted ya sabe exactamente qué hacer (ver párrafo anterior).

3) Semáforos
Estos interesantes artefactos suelen encontrarse en las intersecciones de las calles, sin tener ninguna razón aparente, excepto por el juego de luces que proporcionan. Es común encontrar conductores detenidos observando cómo cambian las luces de colores (una experiencia fascinante). Los fiscales de tránsito y la policía de circulación creen que cada color tiene un significado que el conductor debe conocer y respetar (?). De la observación efectuada, se ha determinado empíricamente el significado de cada color:
* Luz amarilla: acelere su vehículo tanto como sea posible.
*Luz roja: esta luz permite pasar a 5 ó 6 vehículos más después que el semáforo cambió de luz amarilla a luz roja. (se ha observado que los conductores de 4x4 tienen marcada preferencia por esta luz, ya que les proporciona un gran deleite reformar el contorno de los vehículos que se les cruzan con el mataburros que llevan como decoración).
* Luz verde: reduzca la velocidad y espere a que los 5 ó 6 vehículos atraviesen la luz roja.

Nota: es VITAL tocarle la corneta al conductor de adelante
a los 0.05 seg del encendido de la luz verde. Por otra parte, es co


4) Cambio de Canal:
No importa lo que vaya a hacer: NUNCA, NUNCA, encienda su luz de cruce, pues si lo hace estimulará la reacción del otro conductor (vea "Luces de cruce"). Observe al conductor que viene por el canal al que desea pasarse y, ante su menor descuido, introdúzcase vigorosamente con su vehículo; se sorprenderá al darse cuenta que no es necesario más que un par de centímetros entre vehículo y vehículo. En ese momento será saludado por no menos de tres conductores. Para perfeccionar su cambio de canal puede desacelerar su vehículo drásticamente y en cuestión de segundos, no deje de observar el fenómeno de reacción en cadena producido por el descuidado conductor de atrás. En medio del caos, cambie de canal y acelere.


5) Trancas:
Durante las trancas de tráfico se realizan actividades divertidísimas, aunque no limitadas a:
a) Retoque de maquillaje (generalmente, esto se da en conductoras, si bien se conocen casos de conductores no definidos en materia sexual).
b) Búsqueda de objetos semi-sólidos en las fosas nasales y/o pabellones auditivos.
c) Toque repetitivo de corneta a intervalos no superiores a medio segundo.
d) Simulación de sauna, sudando, debido a la falta de aire acondicionado.
e) Salutación a otros conductores.
f) Jugar a ver lo cerca que puede detenerse del parachoques del vehículo de adelante (inclusive puede empujarlo hasta que entre en contacto con el vehículo de adelante, despertando el deleite de dichos conductores)
g) Leer peródicos o revistas, si bien esto resulta más estimulante si lo hace mientras conduce por la autopista.
h) Hacer Shopping. En las calles y autopistas puede realizar compras muy variadas incluyendo películas pornográficas, ropa interior, paraguas, parafermalia sadomasoquista, papagayos, condones y una extensa variedad de alimentos y bebidas incluyendo cerveza, aguardiente lavagallos.

6) Peatones
Estos individuos son una fuente de molestia para los conductores Venezolanos. En caso de encontrar alguno de estos singulares personajes, acelere y muéstrele quién es el jefe. En las intersecciones, ceda el paso al peatón y, en cuanto lo tenga en la mira, tírele el carro encima. Si no llega a tocarlo, puesto que suelen ser bastante hábiles, no se preocupe, seguramente lo habrá asustado lo suficiente.

6) Peajes de Autopista:
Se recomienda utilizar siempre el canal de "Pago Exacto¨ preferiblemente cuando usted lleva un billete de Bs. 100 que el portugués lo se lo quiso cambiar. Se ha observado en algunas instancias en que el operador de la taquilla ha exclamado algunos impropedios, en cuyo caso se recomienda prorrumpir con cara de asombro:"¡Mierda, me equivoqué de canal!". Es probable que algunos conductores le saluden efusivamente, en cuyo caso, siempre tiene el recurso de mandarlos a lavarse ese culo.

7) Fiscales
Estos engendros pululan por las intersecciones en busca de la mordida. Si le paran y le piden "papeles!!!" usted sin alterarse le da cualquier paple que tenga a mano, inclusive papel toilet, siempre acompañado de un billete de 20. Asunto arreglado y arranque.




2 Comments:

Blogger Bea said...

Tengo que decir que en los paises de centroamérica que he visitado, en todos sin excepción, he tenido pánico a los COCHES. Los semáforos apenas existen, y los que existen se respetan mal. Los pasos de cebra por donde deben pasar los peatones no existen o si existen los conductores no lo ven.

De verdad que entro en taquicardía los primeros días hasta que me acostumbro. Cuando tengo que cruzar una calle donde no veo pasos de peatones o hay un cruze donde los coches nunca se paran, tardo lo impensable en decidirme a cruzarlo. No sé como no hay más accidentes.

Lo peor que he vivido fue en Panamá. Cuando me decidí a cruzar la calle un autobús que estaba a cierta distancia aceleró y vino a por mí. Sigo sin entender las reglas de este extraño juego de conducción.

De taquicardía, de verdad, de taquicardía.

11:54 AM  
Blogger Una ET en Euskadi said...

A mi también me trae recuerdos de "los sures", por suerte aquí me es fácil olvidarme de todo ese caos (entre otras cosas porque no conduzco)

11:36 AM  

Post a Comment

<< Home

Remodulin
Remodulin