Thursday, May 18, 2006

El despelote caribeño


El despelote caribeño es una de las expresiones máximas de libertad. Es por esta razón que nuestro país sea tan tractivo para los europeos, particularmente para holandeses, alemanes, suizos, belgas, escandinavos y otros, los cuales una vez que han pisado nuestra tierra no hay forma en que quieran regresar a Europa. En efecto, estos pobres ciudadanos tienen la vida tan reglamentada que cuando ven un despelote se les van los tiempos. Y no es para menos. Si Ud. vive, digamos en Ginebra, puede con absoluta confianza poner en hora su reloj por la llegada de cualquier autobús urbano. Claro, no se le ocurra ni de vaina no digamos pisar, sino apenas rozar, con su carro el paso de peatones, porque la bronca que va recibir de los indignados ciudadanos va a ser de película. Y posiblemente una multa. Y si es extranjero hasta expulsión le sale.

El concepto de libertad en el despelote caribeño se basa en que en nuestro país no existen normas, leyes, constituciones, ni cualquier engendro legal, de estricto cumplimiento. El despelote con sabor a caña brava implica opciones, no obligaciones. Para poner un ejemplo, tomemos la luz roja en un semáforo. En los países retardatarios capitalistas e imperialistas la luz roja indica que Ud. debe obligatoriamente y sin derecho a pataleo, frenar totalmente su automóvil y espera a que la luz le salga del forro tornarse en verde, momento en que lenta y pausadamente a Ud. le está permitido arrancar. Ahora, díganme sinceramente, si esto no son ganas de joder al prójimo. Ud. que se ha tomado la enorme molestia de parar totalmente (nada de dejarlo correr un poquito, no, no, totalmente) su vehículo, y ¡ ni siquiera puede picar caucho cuando la luz roja está a punto de ponerse en amarilla!!!!! En el despelote caribeño, sin embargo, las cosas son muy diferentes. Es decir se entiende correctamente que la luz roja es una opción. Y de acuerdo a como me sienta hoy de arrecho me las voy a comer todas o algunas. Es decir tengo la opción de pasar o no pasar con la luz roja. Claro siempre hay algún elemento o elementa que nos mencione aquello acerca de nuestra progenitora, pero de ahí no pasa la vaina. Si hay algún policía por los alrededores, es posible que en un arranque de dinamismo hasta toque el pito. Pero esto es poco probable, pues hay que sacar el pito, llevárselo en la boca y, sobre todo, hacer el esfuerzo de soplar. Y lo peor es que el conductor en un ataque de verdadera locura se pare y le haga caso al fiscal. Imagínense, el pobre funcionario va a tener que dejar la sombra del árbol que le cobija, y dejar de estar mirándole el culo a la trigueña que esta pasando en ese momento, para caminar hasta donde el idiota ese se le ocurrió pararse. Y después dicen que la matraca es un delito. Nadie piensa en el esfuerzo que tiene que hacer el policía.

Claro que siempre están los intelectuales que afirman que en la esencia del despelote está nuestro atraso. Que en los países desarrollados los hospitales funcionan, así como el transporte y el aseo urbano. Que hay poca delincuencia Que las calles y plazas están limpias. Que no hay buhoneros. Que el ingreso per cápita es seis veces el nuestro ¿Será que se nos está yendo la mano en eso del despelote?. Quién sabe.

12 Comments:

Blogger Oscar y su diario de un viajero marabino said...

Pues si, y me uno a la causa con respecto al rayado de paso peatonal, en Maracaibo , ni se te ocurra reclamarle a el carro que este parado completamente sobre el, la que te puede armar es tanta que hasta pistola te sacaria.
Muy buen post.
Saludos

6:00 PM  
Blogger Nostalgia said...

se nos pasó la mano, amigo José, de eso no hay duda.....
algunos lo llaman informalidad, pero yo me quedo con tu término.
slds ♥

6:14 PM  
Blogger Alí de la Ghetto said...

Creo que nuestro despelote es tan auténtico que ya tiene denominación de origen, lo exportamos y hasta nos copian, sino mire el cambio de los países europeos en los últimos 30 años.

7:39 PM  
Blogger -Pato- said...

Me has hecho reir muchisimo José, me preguntaba si eso se debe a la temperatura, pero se parece bastante al despelote Argentino y acá estamos mas al sur...

Tenés un sentido del humor que me divierte.
Un beso.

8:15 PM  
Blogger DaliaNegra said...

jaja,coincido con Pato,tu sentido del humor es peculiar,fino y hace que leerte sea ameno.Un beso:)

6:48 AM  
Blogger Troka said...

¡qué buen post! fijate que nunca había reflexionado sobre eso de las "opciones"
Abur.-

8:34 AM  
Anonymous Alfredo said...

Esa es nuestra cultura, mas que caribeña, muy venezolana. Por eso cuando vamos a esos paises nos regresamos corriendo diciendo "es que alla hace mucho frio" "es que alla la gente es muy fria" no, no es eso... es que el verdadero capitalismo es demasiado jodido para nosotros.

10:08 PM  
Blogger El loco said...

Lamentablemente es parte ya de nuestra idiosincracia, y no se si algún día seremos capaces de cambiar. Muy bueno lo de las opciones, muy dedscriptivo de algunos choferes. Muchas saludos

10:59 PM  
Blogger Alí de la Ghetto said...

Hablando de despelotes ¿has visto el semáforo con las tres luces verdes? ¿pa' donde vas a coger? bienvenida la gasolina sin plomo, (puah!)

9:23 PM  
Blogger Regina Falange said...

"Orden en la pea" reza uno de esos dichos comunes que acompañan a nuestros despelotes caribeños...

Creo que las peas y los despelotes ya nos quedan grandes..He allí la causa del despelote mayor

Saludos!

11:14 PM  
Blogger Alí de la Ghetto said...

José, ya te volviste a esconder en tu concha.

Sólo espero que estés bien...

9:02 AM  
Blogger DaliaNegra said...

Yo también espero que estés bien:)

11:46 AM  

Post a Comment

<< Home

Remodulin
Remodulin